El palacio de la Paeria

Pablo 23 octubre 2014 0


iglesia_lesmes_burgos_t0900541.jpg_1306973099

El palacio de la Paeria es la sede del Ayuntamiento de Lérida. Está ubicada en pleno centro
comercial. Paeria significa hombre de paz. Curiosamente esta es la forma de nombrar a los alcaldes, una práctica que data desde el año 1264 por decisión del rey Jaime I. Desde el 25 de enero de 1980 es considerado como Bien de Interés Público.

El edificio tiene un estilo gótico catalán. En la primera planta posee ventanas pequeñas y estrechas, característica que le da un aspecto defensivo al palacio. Dando con el suelo hay una portalada coronada por un arco de medio círculo que evoca el románico, puesto que no tiene la punta típica del gótico; en la segunda planta lo románico vuelve a destacarse a través de ventanas estrechas y altas. Tiene un sótano, y en él se destacan unas ventanas góticas. En fin todo el estilo de esta infraestructura, como hayas podido notar, se remonta a lo gótico.

¡Cosas interesantes qué ver!

Además acoge innumerables tesoros de mucho interés cultural y que reflejan la identidad de la ciudad, por ejemplo:

A) El Archivo Municipal y Carta Pobla. Acá encontrarás un precioso armario de madera de estilo barroco denominado Armario de Los privilegios. También está el libro de los Usajes, que data desde el siglo XIV. El tesoro que más destaca del Archivo es la Carta Pobla, primera constitución de la región fechada con año 1150.
B) La Morra. Esta es la parte que era destinada para reclusos. Las paredes tienen grafitis de los siglos XVI y XVII, que representan la crucifixión y llaves en señal de devoción religiosa y falta de libertad.
C) El retablo de la virgen de los Paers. Es un retablo gótico del siglo XV que adorna la sala noble. La figura central de la obra es la Virgen flanqueada por los arcángeles Gabriel y Miguel. Es un símbolo de protección sobre el gobierno de la ciudad.
Visitar este lugar, no es sólo comprender que se trata de la sede de una institución edil, sino que al igual que todo lo que verás en Lérida tiene un valor cultural preponderante.